Es una herramienta fundamental tanto en el diagnóstico como en el tratamiento en las diferentes áreas de odontología. Sirve para trabajar con la máxima precisión y diagnosticar problemas que serían más complicados de hallar de otra forma. Con el microscopio podemos ofrecerle alternativas a su tratamiento, lo que nos hace más competitivos.