Es un tipo de ortodoncia invisible que, a diferencia de la ortodoncia convencional, no utiliza brackets.

Funciona a través de unos pequeños moldes transparentes, llamados férulas, confeccionados a medida para cada paciente para que se adapten a la superficie dental.

Este sistema se puede poner y quitar, por lo que permite mantener una excelente higiene bucal y un uso muy fácil y cómodo.