Conocido como «gas de la risa», lo utilizamos para intervenciones más complejas. Es la forma más segura de sedación consciente. Además la recuperación es inmediata.