Antes de empezar el tratamiento de ortodoncia, es necesario evaluar los elementos que forman la composición facial mediante un análisis cefalométrico.

Este análisis permite evaluar los cambios realizados en los pacientes, expresándolos en milímetros, con mediciones fáciles de realizar y de comprender por el ortodoncista.